BARCELONA 0 - ESPANYOL 1

Uno por uno del Barcelona: Alcácer vuelve a decepcionar

El delantero valenciano sólo se acercó una vez al gol y estuvo muy poco activo. De los seis de la primera plantilla, Denis es el que más voluntad le puso.

Uno por uno del Barcelona: Alcácer vuelve a decepcionar
Rodolfo Molina DIARIO AS

Masip. Estaba vendido en el gol de Caicedo, aunque el ecuatoriano le burló con facilidad. La primera ronda de Copa del Rey puede ser su última oportunidad esta temporada.

Nili. Muy verde aún. Ligero todavía para ir al choque, intentó soltarse. Apuntó ciertas maneras en ataque y en la segunda parte llegó mucho más, pero aún está lejos del salto.

Marlon. Lento. Caicedo le ganó la mano en varias acciones. También se despistó en otra acción que estuvo a punto de ser el 0-2. Luego solventó el trabajo que tuvo.

Mathieu. Se comió el desmarque de Caicedo y el pase de Reyes en el gol. De largo era el defensa con más entidad de la zaga azulgrana pero aun así volvió a tener un error clave.

Moisés. Tuvo la suerte de dar con Denis y Arda en la primera parte lo que le permitió subir y poner centros liberados con escasa suerte. Aprobó.

Carbonell. No se complicó y cumplió en la posición que ha hecho suya Busquets. Hizo un esfuerzo notable. Tuvo calambres y fue sustituido.

André Gomes .Empezó, otra vez, excesivamente frío aunque sólo por físico marcaba la diferencia. Se sigue echando de menos más desparpajo en el portugués. En el Barça confían en que sea un diésel pero aún hace cosas que no se corresponden con el precio de un futbolista obligado a dar mucho más.

Denis Suárez. El que demostró más ganas por tener la camiseta que va a dejar dos meses libre Andrés Iniesta. Además, jugó en su posición por lo que podría sentirse favorito para ocuparla en el partido ante el Granada. Trabajó, se mostró, estuvo cerca de hacer el 1-1 en una jugada que paró Roberto. Combinó con sentido. Para subir el último escalón le hace falta un pelín más de clarividencia en los últimos metros. Acabó cansado.

Aleñá. Se ve desde lejos que es el jugador que más cerca está del primer equipo. Por velocidad de pensamiento y ejecución. Aun así, no estuvo fino con el balón. Luis Enrique lo colocó en la banda derecha. Muy buena pierna izquierda, ya reconocida en las categorías inferiores, le faltó creérselo e intentar tener algo más de protagonismo. Era un partido para que hubiese hecho algo más de lo que hizo.

Alcácer. Naufragó otra vez. Rozó el gol sólo en una ocasión y fue en la segunda parte. Tiene mecanizado el movimiento de apertura a banda para a continuación ir a buscar al remate pero se le echa de menos más variedad de desmarques. Apenas apareció. En la primera parte vio una amarilla porque venía caliente de un pisotón de Demichelis y perdió otra oportunidad de hacer un gol. Las sensaciones, además, no fueron las mejores. Luis Enrique habló con él al inicio de la segunda parte. Quiso mostrarse y estar comunicativo con los compañeros pero es evidente que Alcácer no habla aún el mismo idioma que sus compañeros en el Barça por más que su adaptación a la ciudad haya sido la mejor.

Arda Turan. Salió algo apático. Luego fue entrando en partido. Jugó en la posición de extremo izquierdo. Dejó algunos detalles de calidad pero poca contundencia. Luis Enrique le sustituyó con vistas a próximos compromisos.