Chargers

Broncos cae ante unos Chargers que por fin cuidan una ventaja

San Diego lució una defensa irreconcible y recibió ayuda de unos Broncos que cometieron suficientes errores para sufrir su segundo revés en fila

Broncos cae ante unos Chargers que por fin cuidan una ventaja
Sean M. Haffey AFP

Nuevamente, parecía que los Chargers serían incapaces de liquidar a su rival, así que esta vez los Broncos les proporcionaron toda la ayuda posible.

San Diego, quien se había ganado la reputación como el mejor equipo de tres cuartos en toda la NFL, finalmente pudo liquidar a un rival, y no a uno cualquiera sino a los campeones reinantes Broncos de Denver con un sufrido triunfo de 21-13

Si el juego se mantuvo dramático fue porque esa es la naturaleza de los Chargers de 2016. Al final del encuentro poco importaron los 20 minutos  de posesión en la primera mitad, que les sirvieron para conformarse con una ventaja de 13-3 al descanso.

En tanto, la defensiva de San Diego lució como cualquier cosa excepto una que ha sido arrastrada durante toda la campaña. Limitó a los campeones a tan solo 53 yardas totales en la primera mitad y de no ser por un fumble en una devolución de despeje que dejó el balón en su propia yarda 11, Denver se habría ido en blanco.

El acoso continuó en el tercer cuarto, en el que Josh Lambo conectó tres goles de campo de 21, 31 y 32 yardas para ampliar la pizarra a 19-3 y de paso evidenció los problemas de los Chargers para  llegar a la zona de anotación

El momento parecía una invitación para que San Diego invocara a los fantasmas que han acosado a un equipo que ha permitido 68 puntos en el último cuarto durante toda la campaña.

Y por un momento, así fue.

Trevor Siemian tuvo su mejor serie para iniciar el último periodo y conectar con Bennie Fowler y acercarse 21-10 en la pizarra. Pero eso fue todo. Los Broncos se encargaron de meterse el pie y darle vida a un equipo cuyo pasatiempo es regalar ventajas.

Un castigo anuló un touchdown de C.J. Anderson que habría colocado el juego en uno de una sola posesión con más de cuatro minutos en el reloj. Y Denver no había acabado de mostrar su generosidad.

Dos jugadas después Demaryius Thomas soltaría el balón en la yarda 27 de San Diego para que por una vez en la campaña los Chargers respiraran tranquilos.

Los Broncos, que no contaron con el head coach Gary Kubiak, quien pasa por problemas de salud, sufrió su segundo revés consecutivo y vio por primera vez en el año como Siemian mostraba su inexperiencia.

San Diego, por otro lado, se sacudió parte de esa macabra reputación y tal vez, le salvó el trabajo al coach Mike McCoy.