Minnesota Vikings

La defensa de los Vikings está al nivel de la de los Ravens 2000

En Minnesota tienen un grupo defensivo que mira, de tú a tú, al menos en este inicio de temporada, a una de las mejores unidades de la historia de la NFL.

La defensa de los Vikings está al nivel de la de los Ravens 2000
Hannah Foslien AFP

Los Minnesota Vikings son el único equipo invicto de la NFL tras cinco semanas. Lo son porque, antes que ninguna otra cosa, son una defensa asfixiante que se ocupa de todas las fases del juego a un nivel excelso. Tanto parando el juego de carrera como el aéreo son extraordinarios. Y no se les atisba ningún punto de flaqueza a lo largo y ancho de toda la unidad.

Esto es algo sabido. Ya el año pasado eran fabulosos y les llevaron a ganar la NFC Norte, nada sencillo cuando compites contra los Green Bay Packers, y a jugar un partido de playoff donde limitaron al entonces ataque más en forma de la liga, los Seattle Sehawks. Perdieron, entre otras cosas, por un sencillo field goal fallado por Blair Wlash en los instantes finales, pero la defensa cumplió con matrícula de honor en la temporada y en ese aciago partido para la franquicia.

Pero es que este año han empezado aún mejor ¿Cuando mejor? Pues nada menos que superando a una de las defensas que saltan del cerebro a la boca de todo aficionado cuando se pregunta por las mejores unidades defensivas de todos los tiempos: los Baltimore Ravens del año 2000.

Aquellos angelitos, liderados por los Ray Lewis, Rod Woodson, Jamie Sharper, Rob Burnett, Duane Starks, Michael McCrary o Tony Siragusa, se pasearon por los playoffs sin dejar que nadie les pasase de la decena de puntos. Bastaron para dar una Super Bowl a un ataque que no estaba diseñado para enamorar a nadie.

Pues bien, si uno mira las estadísticas de los cuatro primeros partidos de la temporada se llevará la sorpresa de que la de los Vikings es incluso mejor que aquella de los Ravens. Y en una NFL sin género de dudas más orientada al ataque y a las estadísticas 'gordas' que tanto gustan en Fantasy.

Los Vikings llevaban, hasta el partido de ayer, cinco sacks, una intercepción, dos touch downs defensivos, un touch down de pase concedido, tres placajes de pérdida de yardas y una recuperación de balón más que los Ravens del 2000. Y, además, han concedido menos puntos que aquellos.

Fue a partir de este momento que el equipo de Baltimore comenzó a dejar a los rivales en cero puntos, dos veces consecutivas, y no les dejó pasar de 10 más que dos veces en el resto de la temporada, algo que es muy, pero que muy, difícil que se repita en la actual era, así que esta comparación numérica pronto perderá sentido.

Pero sí que sirve para aportar perspectiva a lo que están consiguiendo en Minnesota que es, ni más ni menos, que lucir como los Denver Broncos del año pasado o los Seattle Seahawks de 2013. Y, bueno, ambos conjuntos se pusieron un anillo en febrero. Los Vikings aún están muy lejos de eso, pero están en el camino.