INDIANAPOLIS COLTS

El millonario contrato de Luck es su peor enemigo

Ryan Grigson, GM de los Indianapolis Colts, ha declarado esta semana que el equipo está descompensado por lo que le pagan a su quarterback estrella.

El millonario contrato de Luck es su peor enemigo
Dan Istitene Getty Images

Hace una época no muy lejana, Andrew Luck era considerada una de las estrellas emergentes de la NFL, alguien que podía marcar un antes y un después en su paso por los Indianapolis Colts. Sin embargo, el lustre de la estrella de Andrew Luck no pasa por su mejor momento y no sólo por el pobre récord de 1-3 de su franquicia. Tantos sacks está recibiendo Luck en este inicio de temporada que hasta le está entrando complejo de ser el clásico saco con el que se entrenan los boxeadores. Y a lo mejor Andrew Luck no es un gran quarterback, visto lo visto.

Así está el asunto.

En esta idílica situación, ha salido el GM de los Colts, que responde al nombre de Ryan Grigson, que ha afirmado en una entrevista con un medio radiofónico que la presencia del tremebundo contrato de Andrew ha impedido que el equipo pueda estar más compensado y mejorar así en el perfil defensivo, habiendo invertido 140 millones de dólares en su jugador franquicia.

En resumen, Andrew Luck y su contrato es el mayor enemigo para que Andrew Luck disponga de un club equilibrado..

En esa entrevista en Fox Sports Radio, Grigson afirmó que su defensa estaba en pleno proceso de formación y que cuando le pagas a Andrew lo que le pagas, lleva algo de tiempo el poder compensar en la otra vertiente del equipo.

Digamos que la defensa de los Colts no está al nivel de los Broncos o los emergentes Minnesota Vikings. Va a ser que no. Indianapolis ha finalizado en el puesto número 20 o peor en tres de los cuatro últimos años cuando no tienen la posesión, todos ellos bajo el régimen de Grigson y con Luck jugando bajo su contrato de novato.

Los Colts han hecho fichajes en la agencia libre para equilibrar al club (LaRon Landry, Greg Toler y Arthur Jones), pero no han dado los resultados apetecidos.

Lo que nadie puede negar es que Grigson atinó y a lo grande en el draft de 2012, eligiendo en la misma promoción a Andrew Luck, T.Y. Hilton, Dwayne Allen y Coby Fleener. Resulta complicado encontrar un draft más productivo para un club en los últimos, aunque sólo sea en un aspecto del juego.

Para compensar, el draft de 2013 fue tan prolífico puesto que no queda nadie de aquella promoción.

No obstante, no es que el legado de Grigson haya sido un desastre absoluto. Numerosos jugadores de la defensa actual de los Colts provienen de los drafts entre 2014 y 2016, y se precisa tiempo para que maduren y sea un factor que equilibre al explosivo ataque de Indianapolis.

La pregunta es: ¿El tiempo está del lado de Andrew Luck?