Chicago Bears 14 - 29 Philadelphia Eagles

Filadelfia domina a unos Osos inofensivos

El QB novato Carson Wentz hizo todo lo que Jay Cutler y los Osos no hicieron. Básicamente, cuidar el balón.

Filadelfia domina a unos Osos inofensivos

Lejos de espectacular, Wentz comandó a un consistente ataque que aprovechó todos los regalos de Chicago y los Eagles de Filadelfia se impusieron 29-14 a los Bears para cerrar la segunda semana de temporada.

Wentz se integra a un selecto grupo de quarterbacks que ganan sus dos primeros inicios en la NFL y lo hizo de manera segura. Sin cometer errores y con chispazos ocasionales de espectacularidad, el egresado de North Dakota State finalizó con 21 pases completos de 34 intentos para tan solo 190 yardas. Pero las inseguras manos de sus receptores evitaron un mayor despliegue estadístico.

En contraparte, Cutler no necesitó ayuda para dar por muertas las aspiraciones de los Osos. El veterano pasador perdió un fumble y lanzó una intercepción antes de abandonar el encuentro en el tercer cuarto debido a una lesión en la mano derecha.

Filadelfia movió las cadenas durante todo el encuentro, pero el dominio no se reflejó en la pizarra en la primera mitad, al conformarse con tres goles de campo de Caleb Sturgis para irse al descanso al frente 9-7.

La segunda mitad tuvo un tenor completamente opuesto, impulsado en parte por la ausencia de Cutler y otros cuatro titulares de Chicago que dejaron el partido debido a las lesiones.

Los Eagles anotaron 14 puntos en los últimos 4:31 del tercer cuarto, comenzando con un acarreo de tres yardas de Ryan Mathews. Tras la intercepción de Nigel Bradham, quien devolvió el ovoide hasta la yarda 2, Wentz no perdió el tiempo y en la siguiente jugada encontró a Trey Burton para colocar la pizarra 22-7.

Un nuevo fumble, ahora de Jeremy Langford, abrió la puerta para que Mathews tuviera su segundo touchdown de la noche, en acarreo de una yarda, y suficiente para darle el golpe mortal a unos Osos que lejos de su primer triunfo, lucen como un equipo inoperante en costado ofensivo, y cuya incertidumbre únicamente aumenta ante la lesión de Cutler.

La buena noticia para los Osos fue el centellante regreso de Eddie Royal a una patada de despeje. Royal tomó el balón y lo llevó 65 yardas en medio del tráfico y por la banda derecha hasta llegar a las diagonales para ponerle un poco de decoro a la pizarra a 5:09 del final.

En cambio, Wentz sigue mostrando la promesa y el talento que lo catapultó a la segunda selección del draft, con dos triunfos, y quizá tan importante, sin entregas de balón. ´

Tras derrotar a Browns y Bears, que son equipos que están muy lejos de la cúpula de la NFL, Wentz y los Eagles tendrán su primera gran prueba a próxima semana, cuando reciban a los Steelers.