BOSTON RED SOX

El bate de Dustin Pedroia lleva a Boston a los playoffs

El segunda base de los Red Sox ha descubierto la Fuente de la Eterna Juventud tras pasar a ocupar el primer puesto del turno de bateo.

El bate de Dustin Pedroia lleva a Boston a los playoffs
Dan Hamilton USA Today Sports

Los Medias Rojas de Boston, en los últimos treinta días han enrumbado su camino a la postemporada, en la difícil división Este de la Liga Americana, de la mano de varios jugadores que han protagonizado su resurgir en la sección oriental del joven circuito.

En efecto, la divisa de Nueva Inglaterra desde el 15 de agosto, hasta la jornada del 14 de septiembre ha coleccionado un récord de 17 ganados y 12 derrotas, valido para ser el segundo mejor desempeño en toda la liga Americana, sólo detrás de los sorprendentes Yankees.

Esta actuación les ha valido para ascender a la cima de la División Este con un juego de ventaja sobre los Baltimore Orioles y dos sobre los Toronto Blue Jays (un mes atrás los patirrojos se encontraban a dos encuentros de los canadienses) con una foja de 81-64, cuando le restan 17 desafíos que prometen ser disputados a sangre y fuego.

A simple revisión del roster de los bostonianos resalta el desempeño de guardabosque Mookie Betts quien con 30 cuadrangulares (cifra tope en su joven carrera) ha traído al plato a 104 compañeros, constituyéndose como un serio candidato al MVP, el receptor Sandy León quien ha sorprendido a propios y extraños con los mejores números de su carrera, el lanzador Rick Porcello quien hasta el momento es el único serpentinero con 20 triunfos en las mayores, el jardinero Jackie Bradley Jr., con una temporada con sólidos números que lo consolidan en la gran carpa y el gran David Ortiz que en su temporada de despedida está poniendo una estadísticas de ensueño con 33 estacazos de vuelta completa y 111 rayitas impulsadas, liderando el departamento de dobles (45), Slugging (.619) y OPS (1.023). Estas actuaciones han contribuido para que los Medias Rojas tengan los mejores números en la Liga Americana, en Carrera anotadas, hits, dobles bases alcanzadas, promedio al bate, Slugging, OBP y OPS.

Ahora bien, si alguien ha contribuido de manera más resaltante a que los patirrojos hayan asaltado el liderato de su división, lo constituye el fogoso camarero Dustin Pedroia que se ha echado al hombro al club en las recientes 30 fechas. En dicho periodo el pimentoso intermedista ha bateado para un astronómico .422, producto de 46 incogibles en 109 turnos al bate, tomado en los 26 desafíos en los que ha jugado, siendo este promedio es el mayor de pelotero alguno en las mayores en el citado periodo.

En esa racha, el jugador quien ha jugado toda su trayectoria en la gran carpa con los Red Sox desde que debutara en el Big Show el 22 de agosto de 2006, ha anotado 19 veces e impulsado 13 carreras conectando 5 dobletes y un vuelacerca entre sus inatrapables.

Durante su explosión ofensiva Pedroia, ha elevado su promedio de .307 a .329 amenazando el título de bateo del joven circuito, que para agosto parecía seguro para Jose Altuve, colocándose a 12 centésimas del venezolano quien aún detenta el liderato con .341.

El punto culminante de su actuación con el madero ocurrió entre el 25 y 27 de agosto cuando conectó once hits consecutivos y embasándose en doce oportunidades seguida quedando a un hit del record en las mayores que detentan el patirrojo Pinky Higgins (1938), el jugador de los Detroit Tigers Walt Dropo (1952) y el cachorro Johnny Kling quien lo implantara en 1902.

El segunda base de Boston, exhibe entre los galardones logrados en su exitosa carrera, el titulo de novato del año de 2007 cuando logró un average de .317 en 139 partidos y el título de MVP en 2008, cuando se adueñó de los departamentos de carrera anotadas (118), hits (213) y dobletes (54) fijando su promedio de bateo en .326 y un WAR de 6.9, además a la defensiva confirmo sus solventes cualidades al ser premiado con el guante de oro en cuatro oportunidades en las campañas de 2008, 2011, 2013 y 2014.

Sin duda alguna que la suerte del equipo de Boston en una probable postemporada, pasa por el desempeño del diminuto jugador nacido de sus granjas desde 2004, quien va a ser al momento del retiro del Big Papi David Ortiz, el jugador que reciba el estandarte como el gran líder de la divisa moradora del Fenway Park.