VALENCIA

Lim autorizó al Barcelona para negociar con Paco Alcácer

No hay acuerdo cerrado con el delantero, pero sí hubo una llamada para saber su predisposición a vestir de azulgrana.

Lim autorizó al Barcelona para negociar con Paco Alcácer
Alberto Iranzo

El Barcelona mantiene encendida la llama para el fichaje de Paco Alcácer. No la apaga porque hasta el 31 de agosto está abierto el mercado estival y porque no han recibido una llamada de Peter Lim dando marcha atrás a la negociación abierta por el magnate de Singapur. La operación no estaría tan avanzada como se dice en Barcelona, si bien, ni mucho menos zanjada como se apuntaba ayer desde el Valencia.

El calado social que tendría el traspaso de Alcácer a estas alturas de verano y con la plantilla de Pako Ayestarán aún por construir condiciona una operación que pusieron en marcha Josep María Bartomeu y Peter Lim. Las informaciones que en los últimos días han aparecido en medios de comunicación catalanes -respecto a un acuerdo cerrado entre el Barcelona y Alcácer- indignaron y preocuparon en el seno del club de Mestalla, principalmente por el daño que conlleva a la imagen de quien hoy es un emblema blanquinegro.

En defensa de los intereses blanquinegros, desde el club se apuntaba la ilegalidad de negociar con un futbolista con contrato en vigor tal como se recoge en la normativa FIFA, si bien, fuentes del Barcelona han negado la mayor a AS. Desde las oficinas del Camp Nou se recalca que “el Barcelona no negocia con nadie sin autorización, jamás”.

Según estas fuentes, Peter Lim autorizó al Barcelona a realizar una llamada de tanteo a Paco Alcácer. Y eso es lo único que a día de hoy ha hecho el club azulgrana, una llamada a la agencia de representación del internacional (Toldrá Consulting) para saber su predisposición a recalar en la plantilla de Luis Enrique. La respuesta fue “sí” siempre y cuando el Valencia autorizara y aceptara las condiciones de traspaso. Ni concretaron años de contrato ni de cantidades a percibir. De ello hablarán una vez el Valencia y el Barcelona acuerden el traspaso.

Desde el Barcelona se insiste en que se está actuando con “honorabilidad” y siguiendo los cauces normales de una negociación. Se asume también que el revuelo que ha generado el caso Alcácer por Mestalla no contribuye a la operación, aunque se insiste en que ésta sigue abierta.

En el Valencia, mientras tanto, desde todos los estamentos se remite al discurso oficial de Layhoon Chan al respecto del caso Alcácer. “No queremos vender a Alcácer”, dijo la presidenta blanquinegra ante más de mil peñistas. Pako Ayestarán, por ejemplo, se acoge a ello: “Si lo dice la presidenta, yo me lo creo”. Pero desde el Barcelona se apostilla que Layhoon Chan fue perspicaz a la hora de elegir sus palabras. “No es lo mismo ‘no queremos’ que ‘no vamos”, se matiza.

En el Barcelona quieren mantener la calma en relación a Alcácer y no forzarán más la maquinaria, conscientes de que tienen la operación bien encarada. Entienden que el Valencia es el que tiene el problema, después de recibir inputs positivos del propietario del club, así como del entorno del futbolista, que quiere jugar en el Barcelona. Mientras desde Valencia se intenta desactivar una operación que socialmente podría tener consecuencias de credibilidad para el proyecto.