Competición
  • LaLiga Santander
  • Premier League
  • Bundesliga
  • Campeonato Brasileño Serie A
  • Liga Mexicana - Apertura
  • Liga Portuguesa
  • Ligue 1
  • Serie A
  • Liga Chilena
Liga Mexicana - Apertura

CROTONE 0-ATLÉTICO MADRID 2

Gaitán ya muestra condición de estrella en el Atlético de Madrid

El argentino dio otro aire al partido y al Atlético cuando saltó al campo. Los del Cholo, sin alharacas, fue muy superior al Crotone. Diogo marcó el segundo gol en la recta final.

Gaitán ya muestra condición de estrella en el Atlético de Madrid
Maurizio Lagana Getty Images

Hasta que no salió Gaitán, escribir sobre el Crotone-Atlético era difícil sin caer en la reiteración: jugaban 22 y sólo había un nombre, Tiago. Pero entonces salió Gaitán y lo acaparó todo. Los focos ya eran suyos, debutaba. Y no pudo hacerlo mejor: ante ellos, desplegó todo su fútbol, que es mucho y muy bueno. El chico presiona, toca, combina y no duda. Tan pronto te hace un slalon como una pared. Catorce minutos tardó en marcar un gol. Simeone, seguro, sonreía en el banquillo. Lo sabía. Éste ya era el tercer verano pidiendo su fichaje.

Gaitán fue la mejor noticia de un partido que, al principio, se hizo difícil de ver. Entre la emisión, que iba y venía, dos segundos de partido, tres de fundido a negro, y lo que pasaba sobre el campo, que tampoco era demasiado interesante, era inevitable que un ojo no se fuera a Río, donde Mireia Belmonte nadaba para meterse en la final de los 400 metros estilos. En Italia, en esa primera parte más larga que caminar por el desierto sin una botella de agua, lo dicho, sólo un nombre, el de siempre este verano: Tiago, Tiago o Tiago. Él le ponía orden y criterio al juego, pero era alejarse los balones de sus botas e irse el Atleti como la tele, a negro.

Hasta que Thomas, en el 12’, no armó el kalashnikov que tiene por pierna derecha, no ocurrió nada digno de escribir o recordar. Lo más interesante pasaba, precisamente, a su alrededor: era la pieza móvil del Cholo, que no dejaba de pensar y cambiar su dibujo. A veces jugaba en rombo. A veces, con Thomas por la derecha. A veces, por la izquierda. Daba igual porque el resultado no dejaba de ser el mismo: nada.

El Crotone, emocionado por la visita del Atleti, por ayudar, casi se hace en propia puerta el primero. Fue después de un saque de esquina de Gabi, que cabeceó Ferrari y Cordaz sacó de chiripa. Después lo intentaría Tiago, con un pase filtrado a Borré, pero a éste en el vuelo Colombia-Madrid se le debieron de perder los goles. Y como Borré sigue desconectado y a Torres no le llegaba un balón en condiciones, Tiago se buscó otro socio: Thomas. Encontró el segundo al primero con un toque de tacón que el portugués remató de lejos con una única intención: arrancarle la espesura al partido antes del descanso. No fue, hasta justo después, cuando todo cambió.

De la caseta salió otro Atleti: Gaitán y diez más, entre ellos cinco cambios. También era otra la actitud. Lo dejó claro Saúl en la primera jugada: casi marca en una arrancada de las suyas. El Atleti tenía velocidad, profundidad, colmillo y dos jugadores fabulosos en las bandas: Carrasco y Gaitán. En principio llamados a pelear por un puesto, ayer demostraron que juntos mezclan estupendo.

Con el belga, un cuchillo en la izquierda (bien respaldado por Filipe, de nuevo arriba, abajo y en todas partes, como si tuviera tres pulmones) y Gaitán, su reflejo en la derecha, llegó el gol. Carrasco robó, recortó, se cosió el balón a la bota, corrió hasta meterse en el área y asistió a Gaitán, que definió como lo hacía Arda, con las manos en los bolsillos. Disparo raso y gol. Su debut con el Atleti ya tenía banda sonora: el sonido del balón golpeando el fondo de la red. Mejor, imposible.

No se conformó el argentino, sin embargo. A cada minuto, una perla. Ahora un taconazo a Juanfran, ahora una asistencia..., todo con un fin: sitiar a Cordaz, que repelía como podía las ocasiones del Atleti. El portero fue el mejor de un Crotone que al final apretó un poco, pero sin ahogar. Y es que entonces el Cholo ya tenía a otro fichaje sobre el césped, Diogo, que salió y en seis minutos hizo el 0-2 y le puso el lazo a este debut soñado. El de Gaitán, qué bueno.