ATLÉTICO DE MADRID

Tiago: “El Atlético de Madrid es y será el club de mi vida"

Tiago ha comenzado bien esta pretemporada y el portugués charló con AS sobre los momentos vividos con su lesión la temporada pasada.

—¿Cómo se ha sentido en estos partidos después de tanto tiempo sin jugar?

—Es verdad que he estado mucho tiempo fuera y que las pretemporadas son muy exigentes, como todo el mundo sabe. Me encontré bien en los dos partidos de Australia y fue una alegría estar de vuelta con el equipo, sentirme como uno más. La mayor alegría es poder ayudar al equipo.

—Contra el Tottenham hubo unos minutos que recordó al jugador de siempre, parecía tener un imán...

—Jugamos contra un buen equipo, muy bien organizado, con las ideas muy claras, con una buena salida ofensiva... Me sentí bien. Percibí que competía ante un buen equipo. Y eso fue muy positivo para mí.

—Para muchos, incluido quien le entrevista, usted puede ser el mejor fichaje del Atlético para esta campaña.

—Tengo muchas ganas de poder decir eso. Pasó mucho tiempo de la lesión y los primeros días estás bien, pero luego sucede algo increíble: empieza a pasar el tiempo y ves que no estás al nivel del equipo, de tus compañeros... Fue una lucha diaria complicada.

—Se lesionó a finales de noviembre y no pudo volver a jugar ya hasta la última jornada de Liga, frente al Celta, donde apenas disputó quince minutos de partido.

—Se me hizo muy largo, no me esperaba una lesión tan larga en el tiempo. Se habló de cuatro meses, pero la verdad es que fue imposible estar en este tiempo. Todo se complicó y que el equipo estuviera compitiendo por todos los títulos tampoco me ayudó en este sentido. Ellos estaban a un nivel del que yo me encontraba muy lejos.

—Supongo que será una situación muy rara el ver que quiere y no puede...

—Llega la fecha que te han dado y ves que no estás ni de cerca para volver y es el peor momento. Ese día a día se torna complicado. Quieres encontrarte bien un día y al siguiente, y al otro... Te sientes fatal. Son momentos de verdad muy difíciles.

—¿Pensó en algún momento que ya no jugaría, que esa lesión era su adiós al fútbol profesional?

—Hay veces que a uno se le pasó por la cabeza, pero es cierto que fueron las menos. Es una lucha contra ti mismo, porque sabes que con el tiempo vas a estar bien. Tienes toda la confianza del mundo, de los compañeros, de la gente... Piensas que es imposible que esto pueda suponer que tienes que dejar el fútbol y piensas en ganarlo como sea.

—Mi impresión es que todo el colectivo rojiblanco (equipo, dirigentes, afición, prensa...), todos, se volcaron con usted...

—Eso fue lo más bonito de mi lesión. Fue general el cariño de todo el mundo. Los atléticos, cuando me veían por la calle, no paraban de darme palabras de ánimo. En las redes sociales también sucedía lo mismo, ustedes los periodistas siempre estuvieron muy atentos. Vivir eso fue lo mejor de mi lesión. Sentir ese cariño es el mejor título que puedes tener. En la vida, no sólo en el fútbol. Sentir que todo el mundo te quiere es lo mejor que hay en la vida. No se puede explicar fácilmente con palabras. Y por eso quiero agradecer todas esas muestras de cariño que recibí durante el tiempo de mi lesión.

—Lleva muchos años aquí y la gente le tiene un aprecio especial, es uno de los jugadores favoritos para la hinchada del Manzanares...

—El Atlético es el club de mi vida. Debo mucho a otros clubes, como el que me hizo debutar en Primera, pero el Atlético es y será el club de mi vida. No sé qué pasará en el futuro, lo que haré y si me seguiré dedicando al mundo del fútbol... Pero este sentimiento no lo podré esconder nunca. Lo que he vivido en el Atlético es más que una lección de fútbol. Me enseñó mucho en la vida. El Atlético ha sido una lección de vida.

—Imágenes suyas como la de sus lágrimas en la final de Copa del Rey de Barcelona ante el Sevilla fueron un referente para la hinchada del Manzanares.

—He vivido momentos muy fuertes aquí. No me esperaba perder aquella final ante el Sevilla y ver a mis aficionados aplaudiéndonos y animándonos fue algo muy fuerte para todos. Hemos vivido momentos muy complicados y siempre vi una unión entre afición y el equipo, el club, que no se ve ahora por este mundo. Por eso somos distintos a todos los demás.

—Esas dificultades pasaron y el Atlético ahora es un grande no sólo de España sino de Europa.

—Tenemos una plantilla muy buena y es difícil decir si es mejor o peor que las de temporadas anteriores. Ha venido Gaitán, Gameiro, gente importante, con experiencia, con ganas de ganarse el puesto desde el inicio, y mi deseo es que se adapten lo más rápido posible al equipo, porque no es fácil. Creo que será un año lleno de sucesos.

—¿Siente ese paso de equipo poco menos del montón de cuando llegó a un Atlético grande y respetado por todos como es el de ahora?

—Claro que lo percibo. Cuando llegué había mucha inestabilidad en el club. En cada equipo no había la unión que existe ahora, había jugadores que estaban por encima del resto... Eso pasa en todos los sitios, no hay nada nuevo en ello. Pero es distinto a nuestro equipo de ahora. Lo más importante aquí, en este Atlético, es el equipo, el club, tus compañeros... No hay ningún jugador más importante que el equipo.

Simeone consiguió que nadie se considere que es más que el otro, que nadie crea que es mejor que el compañero de al lado...

—Por eso los jugadores lo damos todo para ganar títulos. Veo que el Atlético será igual de fuerte que años anteriores, que estaremos peleando la Liga hasta el final con Barcelona y Real Madrid. Se nota que somos un equipo grande. El ambiente que se respira dentro del vestuario es el de ser un gran equipo.

—Tiene un año de contrato con el Atleti, está a punto de comenzar la temporada y empieza a ponerse bien. No sé qué le puede pedir a esta nueva campaña...

—Me queda disfrutar del fútbol, del Atlético, de este año que tengo... Me ha dado una alegría enorme verme de nuevo en el equipo, sentir el cariño del vestuario. Después de todo lo pasado es algo increíble para mí. Ojalá podamos tener una buena temporada. Me queda disfrutar del fútbol y de mis compañeros.