MANCHESTER CITY

Inglaterra se asombra por las costumbres de Pep Guardiola

Como lo hiciera en el Barcelona, el técnico no tiene intención de concentrar a los jugadores antes del partido, una tradición que en el Barça no le funcionó del todo.

En Inglaterra van conociendo poco a poco a Pep Guardiola. Con su manera de ver el fútbol, su método, sus costumbres. Y algunas, aunque comunes, parecen que han sorprendido en las islas. Así ha sucedido con su tradición de no concentrar a sus jugadores el día previo a los encuentros. Una decisión que allí parecen no entender del todo y que el entrenador del Manchester City explicó ante la prensa.

"La gente no pasa el día antes de trabajar encerrada en un hotel. Intentamos que las cosas sean iguales para ellos", ha dicho Guardiola en unas declaraciones que recoge The Sun. "Prefiero estar en casa y no enjaulado en un hotel sin nada que hacer. Es de sentido común. No soy un policía. Me voy a la cama a las diez y no tengo necesidad de comprobar si mis jugadores hacen lo mismo".

Esta costumbre, que intenta aplicar también a los partidos fuera de casa, ya le jugó una mala pasada a Pep Guardiola en su etapa en el Barcelona. En diciembre de 2010, una huelga de controladores aéreos dificultó el viaje del equipo azulgrana para viajar a Pamplona. El partido ante Osasuna comenzó con tres cuartos de horas de retraso y el Barça corrió el riesgo de que se le diera el partido por perdido por incomparecencia, aunque finalmente ningún equipo reclamó.