REAL MADRID

Caos y golpes cuando el Real Madrid llegó a Montreal

Varios hinchas saltaron el cordón de seguridad; fueron reducidos. Zidane fue el más aclamado por los aficionados congregados en el hotel.

Montreal
0
Caos y golpes cuando el Real Madrid llegó a Montreal
Pepe Andrés

El Madrid empezó a desatar pasiones a su llegada a Montreal. Cerca de 150 aficionados se acercaron a dar la bienvenida a la expedición madridista en su hotel de concentración, el Ritz Carlton. Y las emociones se dispararon hasta tal punto que varios hinchas saltaron el cordón de seguridad y tuvieron que ser reducidos. Uno de ellos acabó en el suelo tras un placaje de dos guardias de seguridad. Toda la escena sucedió delante de Isco, que no salía de su asombro.

Fue un accidentado recibimiento en el que se vivieron momentos de tensión porque un numeroso grupo de aficionados empujó el cordón de seguridad hasta casi impedir a los jugadores sacar sus maletas. Mientras, la seguridad privada del hotel de lujo apenas podía contener a la gente, emocionada por ver sus ídolos. El exceso de efusividad estuvo acompañado de numerosos gritos de apoyo al equipo, especialmente cuando emergió desde el autobús la reconocible calva de Zidane. “¡Zizou, zizou!”. Esa fue la sintonía que más se escuchó en Montreal. Otros, más atrevidos con el idioma, se lanzaron a pedir la Duodécima.

El vuelo del Madrid duró ocho horas. Los jugadores estuvieron conectados a las redes sociales en todo momento durante el vuelo porque la nave estaba dotada con un sistema Wifi. Borja Mayoral protagonizó la anécdota aún en Madrid. Se le vio darse la vuelta en la pista del aeropuerto de Barajas, junto a Julio Cendal, jefe de seguridad del club. Los rumores sobre su posible marcha al Wolfsburgo se dispararon, pero fue una falsa alarma. El canterano se había olvidado el pasaporte y su hermano se lo llevó hasta el aeropuerto.

Ya en el hotel, los jugadores cenaron pronto para ir a la cama y evitar en lo posible los efectos del Jet-lag.