WIMBLEDON

Serena: séptimo título de Wimbledon y 22º Grand Slam

La estadounidense se impuso a Kerber por y logra su vigésimosegundo Grand Slam, con lo que iguala a la mítica Steffi Graf.

Serena: séptimo título de Wimbledon y 22º Grand Slam
POOL REUTERS

En solo 81 minutos y en una Centrre Court de Wimbledon batida por los vientos, Serena Williams vence por 7-5 y 6-3 a Angelique Kerber, su némesis de Australia... y empata a 22 títulos de Grand Slam con Steffi Graf, la madrina protectora de Kerber. La Reverenda australiana Margaret Court-Smith, presente en el Palco Real, se mantiene en el liderato de todos los tiempos, con 24 títulos.

Desde la final de Wimbledon en 2015, Roberta Vinci, la propia Kerber (ya, número dos) y Garbiñe Muguruza habían vetado a Serena ese vigesimosegundo título de Slam, que ya es su séptimo en Wimbledon. Esas derrotas de Australia y París impiden a Serena cerrar lo que sería un 'Golden Slam' en año olímpico. A la caída de la tarde, de nuevo en la Centre Court, Serena y Venus dirimirán con Babos-Shvedova la final femenina de dobles.

Aunque el viento jugaba con la falda de Serena como si fuera una Kate Middleton de ébano, ocho 'aces' de la número uno del mundo sentenciaron el primer set inicial (primero que Kerber perdía en este torneo), de paso para 13 saques directos en la cuenta final, con punta a 198,4 km/: la velocidad máxima del torneo. Jay-Z y su esposa, Beyoncé Knowles, celebraban los puntos de Serena como si estuvieran en un partido de la NBA.

En esa primera manga, cinco errores no forzados a que se limitó Kerber, propulsada por los elásticos rotores de sus piernas, no pudieron defenderla de los 24 golpes ganadores de Williams, quien se catapultó a la red una docena de veces... para acumular allí diez puntos.

Con 3-3 en el segundo set, Kerber disfrutó de su único punto de rotura... cancelado por Serena con el decimosegundo 'ace', a 188 km/h. Tanta tensión sobre su servicio fue minando las defensas de Kerber, que ya no iba a ganar un juego más en este Wimbledon. Al fin, Serena estuvo cerca de cuadruplicar a Kerber en tiros ganadores: 39-12.

Serena Williams alzó la bandeja de plata Venus Rosewater Dish, el trofeo de la campeona de Wimbledon, con la voz entrecortada y dando las gracias a Kerber: "Angelique ha sido una maravillosa rival que me ha hecho dar el máximo de mí. Solo puedo dar a Angelique al mismo tiempo enhorabuena y gracias por todo lo que me ha inspirado".

Lo dijo toda una campeona de 22 títulos de Grand Slam. Justo al pisar los salones del All England Club, Serena se detuvo a saludar a Ellen DeGeneres, Arantxa Sánchez Vicario... y Manolo Santana, invitado especial de la organización, que felicitó personalmente a la campeona.