TOUR DE FRANCIA | 1ª ETAPA

La brutal caída no pude con Contador: "No se acaba aquí"

El pinteño se magulló el hombro y la parte derecha de su cuerpo tras caer en un bordillo. En el percance también se vio envuelto Luke Rowe, del Sky.

Alberto Contador ha sufrido una dura caída durante la primera etapa del Tour de Francia entre Mont-Saint-Michel y Utah Beach. El ciclista del Tinkoff rodaba en cabeza del grupo a alta velocidad para evitar los abanicos cuando tropezó con un bordillo en la carretera cerca del kilómetro 110 de la etapa. Contador sufrió raspones y magulladuras en la zona derecha de su cuerpo, con notables abrasiones en el hombro y el maillot del Tinkoff desgarrado. En la caída también se vieron afectados Luke Rowe, uno de los gregarios de Chris Froome en el Sky, y el alemán Marcus Burghardt, del BMC

"Estoy dolorido, tengo la parte derecha muy tocada. El golpe es considerable. Vamos a valorarlo todo. Un día que parecía tranquilo se complica. Vamos a hacer una placa y ver qué tengo. Poner hielo rápidamente", dijo a la Ser en la meta de Utah Beach.

El pinteño llegó a perder un minuto con el pelotón tras el percance y cambió de bicicleta tras el choque, pero con el respaldo de sus compañeros, unido a un parón que se produjo en el pelotón después de la caída, permitieron que el líder del Tinkoff regresase al grupo principal. Al poco de entrar, Contador fue atendido por el coche del equipo y por el coche médico de las heridas sufridas en el accidente.

Minutos después, Contador habló con los medios que esperaban frente al autobús del Tinkoff: "Hay que poner hielo y trabajar con la máquina para intentar que las inflamaciones no vayan a más. Pero no iré al hospital. Tengo el cuerpo entero magullado por el lado derecho, del tobillo hasta el hombro. Esto es el ciclismo, ocho meses de preparación y el primer día te caes. Afortunadamente no me he ido para casa, el Tour no se acaba aquí, voy a intentar pasar estos días y llegar a la montaña lo mejor posible".

Dolor: "En el hombro, en una posición me genera dudas. Cuando se vaya enfriando el dolor irá a más, pero quiero ser optimista y aprovechar al máximo estas horas que tengo por delante para la etapa de mañana".

¿Cómo fue la caída? "Íbamos bien colocados y atentos con el resto del pelotón. Había un bordillo en una curva, hemos rectificado algunos pero no he podido y he patinado y al suelo. Íbamos muy rápido. Pero vamos a ver".

¿Le preocupa la llegada en alto de este domingo? "Me preocupa independientemente de que haya o no un muro, las etapas del Tour siempre son difíciles. Ahora pienso en aprovechar el descanso y recuperar".