Klinsmann tenía razón; en la Copa América vemos más nivel que en la Euro

Jürgen Klinsmann, el técnico alemán de los Estados Unidos que ha sido muy criticado por su gestión al mando de la selección de las barras y las estrellas, parece que esta vez tenía razón. Después de un terrible debut ante Colombia, el germano supo arreglar sus líneas en el segundo encuentro ante Costa Rica y mejoró aún más ante Paraguay. Ante Ecuador ganó, pero ese es otro capítulo que se debe analizar de manera más profunda. 

Pero Klinsmann ha demostrado tener razón en otra tema. El excampeón del mundo en 1990, aseguró antes del inicio de la Copa América Centenario que el nivel futbolístico de este Campeonato iba a ser mejor que el de la Copa que se juega de manera simúltanea en el Viejo Continente "Creo que si hacemos una comparación de los 16 equipos que van a competir en la Copa América con los 24 que disputan la Eurocopa, la calidad futbolística que se va a ver las próximas semanas en Estados Unidos será algo increíble", acotaba Klinsmann.

Los hechos hablan por sí solos, en la Copa América se ha visto ese espíritu que siempre ha caracterizado al fútbol sudamericano, fútbol ofensivo y vistoso en la mayoría de los encuentros (claro que depende del gusto de cada espectador otros prefieren efectividad ante preciosismo). Y se sigue viendo un buen nivel, pese a la eliminación de Brasil. Para los que no han seguido su decadencia el peso de cinco Copas del Mundo, siempre lo hace favorito. Hace décadas que Brasil ha renunciado al ‘jogo bonito’. Solo recordar como jugaba Dunga es directamente proporcional a como ha venido desempeñándose la ‘verde amarela’.

En la Euro hemos visto partidos mezquinos en lo que al fútbol se refiere. Se busca el pelotazo, y de vistoso poco. La selección más atractiva hasta el momento es España. Subir el cupo de selecciones de 18 a 24, no ha sido la mejor decisión que ha tomado la UEFA.

El caso de Ecuador

Para resaltar en la derrota de Ecuador ante Estados Unidos la grandeza de Walter Ayoví, la inmadurez de Antonio Valencia, los dos goles cantados que falló Enner y la genialidad de Dempsey.

Lo paradójico del fútbol, la belleza de este deporte y su misterio se suman en los equipos de Ecuador y Uruguay, ambas selecciones eliminadas de la Copa América y líderes de la Eliminatoria Sudamericana (posiblemente la preclasificación a la Copa del Mundo más difícil del mundo) con 13 puntos. Ecuador fiel al planteamiento ofensivo de Gustavo Quinteros, extécnico de Emelec, solo lució bien ante la humilde Haití. Ante Brasil no brilló y con Perú y USA, tuvo dos primeros tiempos para el olvido.