COPA AMÉRICA

El soccer ya desata pasiones en Estados Unidos

AS vivió con la hinchada norteamericana el debut del USMNT en la Copa América. Un bar lleno y los aficionados sufriendo por ver ganar a su equipo.

Orlando
0

En un bar de Orlando, a las 21:20 del 3 de junio de 2016 todo eran gente mordiéndose las uñas, buscando sitio para ver bien las pantallas y nervios, muchos nervios. La Copa América iba a empezar y la peña de Estados Unidos American Outlaws (Sí, en USA la selección tiene peñas) estaba reunido en pleno en Orlando para ver el choque ante Colombia. Pero así es en todo el país, ya que tiene sede en todas las ciudades de Norteamérica.

"Siempre nos reunimos aquí para vibrar con Estados Unidos. Es perfecto, porque aquí cantamos y animamos sin parar", comentaba uno de los hinchas. No le faltaba razón porque los pelos se erizaron cuando llegó el momento de los himnos. Hubo respeto máximo cuando sonó el de Colombia, sólo algunas voces colombianas lo cantaron. Pero el momento culmen llegó con el American Anthem. Todos al unísono, con la mano en el pecho, corearon el himno de Estdos Unidos henchidos de orgullo. Al acabar rompieron los aplausos y gritos de ¡U-S-A! ¡U-S-A! ¡U-S-A!

Aficionados de American Outlaws cantando el himno.

Luego durante el partido continuaron los nervios y sobre todo los lamentos. Las ocasiones falladas por los Dempsey y compañía hacían retumbar el bar, repleto de draft beers en vasos con los colores de la bandera y hamburguesas en las mesas. Incluso hubo protestas con el penalti que finalmente lanzó James, o aplausos cuando este se iba lesionado. Pero poco a poco la fuerza de la hinchada se iba apagando con el paso de los minutos y ya sólo se celebraban las ocasiones falladas de Bacca o la entrada al campo de Zusi, héroe local nacido en Orlando.

Cuando terminó el encuentro nada de dramas. Era viernes y había que disfrutar. "Ahora a por Costa Rica y Paraguay", comentaban mientras brindaban con chupitos y cervezas. La pasión por el soccer ha llegado para quedarse, pero Estados Unidos no se detiene.