UFC 198

Las 'amigas' de Neymar y Pato que brillarán en la jaula del UFC

Jhenny Andrade - íntima del crack del Barcelona - y Camila Oliveira - exaffair del jugador del Chelsea - serán dos de las tres octagon girls de la UFC 198 el próximo sábado.
UFC: en vivo

Las 'amigas' de Neymar y Pato que brillarán en la jaula del UFC

No sólo de golpes, sangre y sudor se alimenta la jaula de la UFC. Entre patadas voladoras e inmovilizaciones, brilla también la belleza de las octagon girls, las chicas que anuncian el comienzo de cada asalto y añaden belleza a los eventos que anteceden las veladas.

La UFC tiene a once modelos contratadas que ganan de 3 a 5 mil euros por evento.

El sábado, ante los 45.000 aficionados que llenarán el estadio Arena da Baixada, en Curitiba, toca a las brasileñas Luciana Andrade, Camila Oliveira y Jhenny Andrade añadir belleza al evento.

Conoce un poco más sobre ellas:

Jhenny Andrade

Jhenny y Neymar, muy amigos.

Contratada por la UFC en 2013, la modelo, presentadora y aspirante a cantante quedó conocida por haber hecho compañía a Neymar en fin de año en Barcelona. La rubia de 28 años y el crack culé aparecen juntos constantemente en las redes sociales y en Brasil se especula y rumorea mucho sobre su relación, que ambos han definido como "amistad".

Luciana Andrade

Luciana Andrade, una de las favoritas de los fans de la UFC.

Abogada, 30 años, Luciana actuará el sábado por primera vez en su ciudad natal. La brasileña trabajó durante nueve años en un bufete de abogados de la ciudad, hasta que en 2014 decidió dedicarse a la profesión de modelo, se mudó a EE.UU. y hoy es una de las octagon girls favoritas de los seguidores del evento.

Camila Oliveira

Camila, persona non grata de la familia Berlusconi.

Esta morena de 24 años fue la primera octagon girl brasileña, en 2013, pero ganó fama cuando Alexandre Pato, delantero del Chelsea, dejó a la hija de Silvio Berlusconi para salir con ella. El jugador publicó una foto suya besando Camila en San Valentín. Ella también fue noticia cuando apuntada como motivo de divorcio del luchador Erick Silva, con quien tuvo una relación extraconyugal.