James no debe ser titular

Por segunda vez en su corta trayectoria al frente del Real Madrid, Rafa Benítez cuenta con toda la plantilla al completo. Este 'privilegio' llega justo en la semana del Clásico, esa en la que todos los focos estarán alumbrando su decisión, el instante preciso en el que decida lo que decida será criticado. Por esta razón el técnico blanco debe ser fiel a sus ideas. Muchos renunciaron a sus principios antes y se dejaron llevar por las múltiples tendencias opinadoras que afectaron al once elegido. Benítez tiene que morir con su estilo, el que le funcionó en otros grandes clubes y el que le llevó a firmar por el gigante blanco.

Con todos disponibles veremos por primera vez el primer once sin matices, sin condicionantes, el primer once del Rafa Benítez que es entrenador del Real Madrid. A la hora de elegir quién protagonizará el ataque madridista desde el inicio hay un nombre que le escuece especialmente: James Rodríguez. Para su entrenador no está al cien por cien, desconozco si se refiere a asuntos físicos o psicológicos, pero la perspectiva desde el que administra el vestuario blanco no está tan equivocada. La suplencia en el próximo Clásico es buena para todos.

El colombiano llega de disputar dos partidos muy exigentes con su selección. Hablamos de 180 minutos en los que no brilló especialmente, cierto es que el gol ante Chile fue obra suya, pero se justificó en cierto modo por qué Benítez no le quiso forzar. Ante Argentina mejor no recordar el partido, porque si James quiere dar el salto al Olimpo del fútbol debe ser líder también de esta selección en los partidos grandes, y el de la albiceleste lo era.

Pero las razones por las que James no debe salir de inicio no son únicamente relativas al estado de forma, también hay que encontrarle el lado positivo a que un jugador de semejante talento pueda dar aire fresco en la segunda parte. Su verticalidad y su amenaza constante de cara a puerta serán aún más efectivas si no cuentan con la presión de salir de inicio. James puede ser ese jugador-microhondas que caliente el Clásico en un minuto.

Este Real Madrid necesita equilibrio, el duelo ante el Barcelona no es el mejor para andar con florituras ofensivas, y Casemiro, junto a Kroos y Modric, encarnan ese orden en el centro del campo. Con los tres sólo nos otras tres posiciones libres. Una es de Cristiano Ronaldo, otra por imperativo legal la ocupa Gareth Bale y la tercera, debería ser para Karim Benzemá, o si el francés no está bien iría a parar a Isco. Los siete han estado en Valdebebas preparando el partido en las últimas dos semanas, lejos de los compromisos internacionales. Benítez tiene la mejor justificación posible para razonar por qué jugaron estos once.

James, por contra, no sólo disputó los dos partidos de Colombia, sino que además se ha permitido el lujo de 'hacer escala' en Bogotá para promocionar un nuevo celular, demorando unas horas su llegada a la capital de España. Por mucho que su primera sesión de entrenamiento estuviera fijada para el jueves por la tarde, lo cierto es que al menos a mi me ha sorprendido cómo un jugador que se está ganando un puesto para salir de inicio en el partido más mediático del planeta, caiga en aquellos males que tanto caracterizaron a los galácticos. De haber volado desde Barranquilla sin detenerse, habría llegado con tiempo para descansar antes de la sesión vespertina. Mejor para su cuerpo, su aclimatación, y también hubiera demostrado que va muy en serio con este Clásico.

Por último, razonar que el arranque de temporada no ha sido el adecuado para el colombiano. Obviamente no lo ha elegido él, nadie quiere lesionarse, y me consta que ha puesto todo de su parte para estar disponible para su club. Pero que no anden con prisas, el curso apenas acaba de comenzar. La campaña es lo suficientemente larga, y con muchísimos partidos importantes aún por jugarse, serán nuevas oportunidades para ver al mejor James, el que ilusiona al Bernabéu, el que arregla un partido con dos cañonazos. En todos esos casos lo hará desde el minuto uno, porque lo merecerá, no como en este Clásico del Bernabéu.