NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

EL SALVADOR

El Salvador puede quedarse sin competencias internacionales por escándalo en FESFUT

Después de que el INDES desconociera a seis miembros del Comité Ejecutvo de la FESFUT, El Salvador está en riesgo de perderse competencias internacionales.

Actualizado a
El Salvador puede quedarse sin competencias internacionales por escándalo en FESFUT
MARVIN RECINOSAFP

Entre el año 2016 y 2018, el fútbol de Guatemala recibió una dura sanción por parte de la FIFA. El máximo organismo de fútbol suspendió por dos años a la selección guatemalteca y a los clubes chapines de poder competir en torneos internacionales, situación que años más tarde se podría repetir en El Salvador.

El fútbol salvadoreño se encuentra en vilo después de que seis miembros del Comité Ejecutivo de la Federación Salvadoreña de Fútbol (FESFUT) fueran desconocidos por medio de un Tribunal de Disciplina, Ética y Apelaciones del Deporte, inscrito al Instituto Nacional del Deporte de El Salvador (INDES).

A partir de la resolución, la iniciativa del Tribunal es que el comité directivo del INDES se encargue de nombrar a los miembros de una eventual Comisión de Normalización, situación que podría causarle graves problemas a la selección salvadoreña y a los clubes del país centroamericano.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Hugo Carrillo, el polémico presidente de la FESFUT en El Salvador

Escenario similar al de Guatemala

FIFA sancionó a Guatemala al desconocer a la Federación de Fútbol de Guatemala (FEDEFUT) en medio de un conflicto entre miembros de la misma, las leyes del país y las reglas que impone el ente rector a sus agremiados, algo muy similar a lo que ocurre ahora en El Salvador.

Todo comenzó en el 2015, cuando el Departamento de Justicia de Estados Unidos detuvo en el famoso casos de ‘FIFAgate’ al entonces presidente de la Fedefut, Brayan Jiménez y al secretario general Héctor Trujillo , quienes fueron acusados de corrupción.

La FIFA ordenó entonces que una Comisión de Regularización, integrada por guatemaltecos que el organismo designó, tomara el control de la Fedefut para reestructurar la directiva y crear los nuevos estatutos de la federación. Sin embargo, fueron acusados de no hacer elecciones reconocidas por la federación, por lo que el máximo ente decidió suspender a Guatemala hasta que salieran los miembros del mismo, ya que estas fueron escogidas por el gobierno, que no puede tener injerencia en el fútbol.