FÚTBOL CHILENO

Los datos que ubican a la liga de Chile entre las peores de América

Distancia con las potencias cada vez es más brutal, y países como Colombia y Paraguay sacan ventaja. ¿Razones? Fracasos internacionales, nulas ventas y campeones discretos.

Los datos que ubican a la liga de Chile entre las peores de América
FELIPE ZANCA/PHOTOSPORT FELIPE ZANCA/PHOTOSPORT

Mientras la selección chilena comenzó en los últimos años un ascenso sostenido que derivó en la obtención de dos Copa América, la competencia local se fue devaluando hasta llegar a lo que es ahora: una liga cada vez más lejana a las mejores del continente, y peor aún, cada vez más cerca de las que tradicionalmente superaba.

¿Torneo competitivo o mediocre?

El próximo campeón del fútbol chileno es incierto. Hasta ahora, luego de diez fechas disputadas la distancia entre el primero y el último es de sólo 11 puntos. La primera lectura habla de un torneo competitivo, peleado, donde todos se ganan entre ellos. La segunda es más preocupante: el próximo monarca nacional volverá a tener casi con seguridad un rendimiento tan bajo como Universidad Católica el semestre pasado (64 por ciento) y Cobresal el anterior (66 por ciento). 

El fracaso internacional

La eliminación de Palestino dejó a Chile sin representantes en la Copa Sudamericana, y no es casualidad. Desde 2012 que ningún club chileno es capaz de meterse en la ronda de cuatro mejores de un torneo continental. A partir de esa temporada, lo que ha seguido han sido fracasos rotundos, despedidas prematuras, y actuaciones mediocres, a excepción de los árabes.

Ejemplos hay de sobra. Este año Colo Colo, Cobresal y Universidad de Chile protagonizaron la peor campaña de los equipos chilenos en Copa Libertadores en 12 años, y en el segundo semestre Universidad Católica, campeón vigente, quedó eliminado ante Real Potosí de Bolivia. Esa es la actual realidad.

Ventas al extranjero

Mientras en Europa las máximas figuras de la Roja se sigue cotizando y generando millones en transferencias la realidad local es deprimente. En el último mercado, la única venta al extranjero fue la de Jeisson Vargas al Bologna por cerca de tres millones de dólares, más algunos préstamos como el de Diego Valdés. Un año antes, fue Erick Pulgar al mismo club italiano.

Durante 2016, ligas similares como la de Ecuador y Uruguay vendieron por diez millones de dólares, Paraguay por ocho, mientras que Colombia, cercana en otra época, aparece hoy en otra galaxia junto a Argentina y Brasil: sólo este año suma cerca de 30 millones de euros por ventas al extranjero en más de diez jugadores.

Seleccionados de otros países

No es necesario pensar en los noventa. Sólo hasta hace poco en la liga chilena militaban tres jugadores seleccionados: los uruguayos Mathías Corujo y Guzman Pereira, y un venezolano (Rómulo Otero). Los tres dejaron el país. Sin ellos, sólo Justo Villar, arquero de Paraguay, Carlos Lampe, arquero de Bolivia, y Bruno Miranda, juvenil de la U, quedaron como embajadores.

Hace algunos años el panorama era diferente. Con distinta suerte coincidieron otros como Matías Rodríguez, Álvaro Fernández, Mauricio Victorino, Andrés Scotti, y Juan Castillo. Actualmente la mayoría de los jugadores que arriban al país provienen del ascenso argentino.

Inversión en refuerzos

Aunque no dio resultado, este año Universidad de Chile decidió apostar fuerte en refuerzos. Sumó más de diez caras nuevas con una inversión cercana a los seis millones de dólares, contando el fichaje más caro de la historia local: Jean Beausejour (2,5 millones). Números récord a nivel nacional, pero muy lejos de la realidad continental. Hace unos meses, River Plate invirtió cerca de 15 millones de dólares en incorporaciones, Internacional de Porto Alegre gastó 10 millones para fichar a Nicolás López. La inversión realizada de los azules sí está en la línea de los clubes grandes de Uruguay, Paraguay, Ecuador, pero por debajo de clubes colombianos como Atlético Nacional.

Peor que Túnez y Chipre

Cada año la IFFHS prepara una clasificación con las ligas más importantes del mundo. Para eso utiiza como base el rendimiento a nivel nacional e internacional de los equipos. Actualmente el certamen chileno se ubica en el puesto 31° a nivel mundial. Por detrás de Argentina, Brasil, Paraguay Colombia y Ecuador, y superando sólo a Uruguay, Perú, Bolivia y Venezuela. Hoy, hasta países sin tanta tradición como Túnez, Chipre, y Noruega superan nuestro campeonato.